Sin embargo, los ingresos de los trabajadores está cada vez más lejos del bienestar de su familia. 

El salario mínimo se ha visto mermado por los altos niveles de inflación. Hoy el salario mínimo es menor que al inicio del sexenio. No se puede hablar de una recuperación del ingreso con un salario mínimo de $80.04 pesos diarios porque al mes de septiembre la brecha es ya de $19 pesos para poder adquirir la canasta alimentaria y la de un dependiente económico.